ciberataque
Cybersecurity

¿Qué es un ciberataque?

Si no has oído hablar de esta palabra y no sabes qué es un ciberataque, sentimos decirte que has estado hibernando y acabas de despertar en un mundo digitalizado, en el que las nuevas tecnologías se han hecho fuertes pero que también pueden resultar muy vulnerables. 

Pero… ¡Qué no cunda el pánico! Vamos a explicarte un poco más en profundidad de qué se trata y, sobre todo, con qué tipos de ciberataques puedes encontrarte.

Probablemente la manera más sencilla de definir qué es un ciberataque sería la siguiente: la explotación deliberada de sistemas informáticos, empresas y redes dependientes de la tecnología. A menudo, los ataques hacen uso de códigos maliciosos para trastornar la lógica o los datos del ordenador, lo que provoca consecuencias nocivas que pueden comprometer información y generar delitos cibernéticos, uno de los más comunes, el robo de identidad.

No debemos olvidar nunca que los hackers siempre van un paso por delante, por lo que resulta imprescindible tomar todas las medidas que tengamos a nuestro alcance. ¿La ideal? Un profesional experto en Ciberseguridad, no solo para solucionar los ataques, sino para prevenirlos.

Víctimas de un ciberataque

A la hora de poner en marcha un ciberataque, este puede realizarse de la mano de un equipo formado por hackers de élite. Su intención es poner en marcha programas que aprovechen fallos anteriormente desconocidas en el software. De este modo, se logra filtrar datos confidenciales, dañar la infraestructura clave o desarrollar bases para futuros ataques.

Este tipo de ataques pueden ir dirigidos a empresas de cualquier tipo, pero también a gobiernos o estados para presionarlos o extorsionarlos mostrando datos comprometidos.

Pero ojo, no hace falta un grupo de hackers de élite para hacer mucho daño, también podemos encontrar los conocidos como hacks, que aprovechan los errores de seguridad que se alargan en el tiempo, las ambigüedades en las interfaces de usuario o simplemente webs que están dejadas de la mano de Dios y que son altamente vulnerables.

Para ser pirata informático hay que ser listo, pero también un poco oportunista ya que, no siempre es necesario escoger un objetivo especialmente relevante, sino dirigirse hacia los más frágiles. Un ejemplo de esto son los ordenadores a los que no se les han realizado actualizaciones de seguridad correspondientes o a nivel usuario, aquellos que hacen clic en enlaces maliciosos.

Tipos de ciberataque 

¿Cuántos tipos de ciberataque existen? No te vamos a engañar, siempre son diferentes, de lo contrario sería muy sencillo combatirlos. Lo que sí es cierto, es que la mayoría comparten estrategias y tácticas. 

No es habitual que un ciberdelincuente ponga en marcha una nueva forma de pirateo, salvo que le resulte absolutamente necesario. 

En líneas generales, podemos hablar de algunos tipos de ciberataques como:

Phishing

Probablemente uno de los más populares y que se ha convertido en habitual en los últimos tiempos. Se trata de suplantación de identidad para hacerse con los datos e información confidencial de empresas y usuarios.

Para evitar este tipo de ataques, es muy importante verificar los remitentes de correo electrónico, los archivos adjuntos y los enlaces. No se debe abrir un archivo adjunto al azar o hacer clic en un enlace que nos aparezca en cualquier correo electrónico que nos llegue al buzón.

Malware

Malware hace referencia a varias formas de software dañino: virus y ransomware. Si consigue colarse en el ordenador, el desastre puede ser épico, desde tomar el control de la máquina y monitorear las acciones y pulsaciones de teclas, hasta hacerse con los datos confidenciales de un modo silencioso y enviarlos a la base de origen del atacante.

Puede aparecer como una alerta de antivirus en la pantalla o como sucede con el phising, al hacer clic en un archivo adjunto de un correo electrónico malicioso. Suele utilizarse para entrar en los ordenadores de usuarios particulares y también en oficinas.

Ataque de inyección SQL

Primero debemos explicar que el SQL es un lenguaje de programación de consulta estructurado que se usa para la comunicación con las bases de datos. Un buen número de los servidores que hacen acopio de información crítica para sitios web y servicios hacen uso de ellos.

Cuando se produce un ataque de inyección SQL lo hace dirigido concretamente a este tipo de servidor, usando código malicioso para hacerse con la información. Esto puede generar enormes problemas si dentro del almacenamiento están incluidos datos privados como números de tarjetas de crédito o nombres de usuario y passwords.

Cross-Site Scripting (XSS)

En este caso y al contrario que el anterior, en este caso se persigue al usuario y no al servidor. Se realiza la inyección de código malicioso en un sitio web, y se pone en marcha en el navegador del usuario en el momento en el que éste accede, a través de un comentario o un script que se puede ejecutar de forma automática.

Este tipo de ataque puede dañar notablemente la reputación de un sitio web al poner en riesgo la información de los usuarios. Pero lo peor es que no da signos de que se haya producido nada raro, con lo cual, puede hacer daño, pasando absolutamente desapercibido.

Denegación de servicio (DoS)

Este es muy diferente a los anteriores. Aquí lo que se busca es saturar de tráfico un sitio web, se sobrecarga su servidor para que no sea posible publicar su contenido a los visitantes. 

Estos ataques DoS suelen llevarse a cabo por incontables ordenadores a la vez. Son muy difíciles de controlar ya que el atacante aparece de un modo simultáneo desde diferentes direcciones IP desde varios puntos del planeta, lo que pone muy difícil encontrar el origen del mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *